images (3)

Por Pablo Ariel Gonzalez

A raíz de lo informado por BL en estos días respecto de algunos temas que hacen a la organización del PRE y Festival Mayor de todos los años en Baradero, las autoridades locales estudian la posibilidad de «rever» algunas medidas que en origen ya se habían adoptado en lo que hace puntualmente al negocio de expendió de bebidas y comidas rápidas dentro del anfiteatro municipal de nuestra ciudad.

Esto obedece al enorme estado público que tomó el tema en cuestión y a la indignación que esto generó en distintos sectores de nuestra comunidad, que sintieron que detrás de todo lo armado, existe algo,que bien no saben que es,  pero que al olfatearlo está lejos de emitir aroma inodoro incoloro e insípido.

Puntualmente lo que están negociando con quien ganó la concesión de la cantina es  la posibilidad de dejar ingresar a la gente que concurra a cada una de las noches del festival con las clásicas heladeritas cargadas de bebidas y alimentos enfundados en sus propios hogares a otros precios, mucho más económicos por cierto.

El termómetro social a muchos les hizo replantear esta situación y en especial a algunos funcionarios que se sabe y conocen como extremadamente honestos y lejanos a cualquier trama turbia propios de la mala política, ej. Marcos Barlatay un señor con todas las letras, que no están dispuestos a soportar un reproche y el dedo acusatorio de la sociedad por culpa de otros que sin reparar en escrúpulos, hacen y desasen, arman y desarman, y acomodan las cosas conforme amiguismos, intereses personales y todo eso que siempre fue tan cuestionado de la política y que hoy como si nada asoma por la ventana, nos guiña un ojo y entre mil sonrisas nos dice acá estamos, nunca nos fueron.

En estas horas tendremos más detalles de algo que arrancó muy turbio y que a la fecha ni el CEAMSE ya quiere recibir, por lo contaminado que se presenta.