descarga (27)

«Cerramos el acuerdo con un abrazo», contó el lobbista del capítulo italiano de la Task Force Argentina (TFA), Nicola Stock, al arribar a Roma desde Nueva York, donde firmó un preacuerdo con los representantes del Estado nacional, confirmado el martes por el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay. Stock dijo estar «convencido de que el Congreso argentino ratificará» a fines de marzo el pago de los 1350 millones de dólares convenidos, un 150 por ciento más que el capital invertido en los bonos en default.

«La batalla terminó», proclamó Stock, representante de los «bonistas italianos». «El cambio político en Argentina nos ha favorecido. El gobierno de Mauricio Macri quiere entrar en el mercado internacional y pasar esa página negra», agregó.

En espera de la reapertura de las sesiones legislativas, Prat-Gay acordó con el lobbista italiano suspender por cuatro meses el proceso abierto por los bonistas ante el CIADI, el tribunal de diferendos del Banco Mundial, que aún no se había pronunciado.

«Nos hemos dado un plazo de cuatro meses, hasta mayo. Si el Congreso no ratifica, se levanta la suspensión del proceso que adelantamos ante el CIADI», puntualizó Stock, quien regresó el lunes de Nueva York, donde se llevaron a cabo las negociaciones.

PAGINA 12