River-festejo-copa_OLEIMA20160131_0005_33

La escena final era una viva descripción de lo que había pasado y evitaba narrar palabras para contar lo sucedido. “El que no salta, abandonó”, entonó la colmada tribuna riverplatense que copó Mendoza para disfrutar de una nueva victoria de su equipo en un Súper de verano. Como en Mar del Plata, el Millo se quedó con el triunfo por 1-0 con gol de Rodrigo Mora de penal, y le puso la música a la temporada de amistosos.

Lejos de las patadas y la violencia que se había vivido en la Costa, en Mendoza todo fue pura tranquilad y hasta se rozó con el aburrimiento. Un River armado a los ponchazos, sin Maidana ni Mammana y con Ponzio improvisando de 2 al lado de Balanta, hizo lo que pudo ante un Boca que jamás encontró una idea de juego. Sin apurar demasiado, el Millo fue construyendo su dominio con una paciencia digna de la más intrépida araña y espero lo necesario hasta romper el cero. Finalmente, la única alegría llegó cuando Palacios pisó torpemente al Pity Martínez en el área y Mora cambió el penal por gol.

Boca, en desventaja, ni siquiera se preocupó demasiado por buscar el empate. Tevez tuvo un flojísimo encuentro y Arruabarrena tampoco pudo revertir la historia con sus cambios. La alegría fue riverplatense, tanto en Mar del Plata como en Mendoza. Esta vez, el hitazo del verano lo aportó la Banda de Gallardo.

FORMACIONES

River: Barovero; Mercado, Ponzio, Balanta, Vangioni; Domingo, Lucho González; Mora, Pisculicho, Nacho Fernández; y Alario.

Boca: Orion; Moreno, Tobio, Rolín; Peruzzi, Meli, Cubas, Fabra; Lodeiro; Tevez y Chávez,