poligamia_635x250_1453928634

Poligamia o cárcel. Lo que podría parecer un auténtico chiste es lo que supuestamente está ocurriendo en Eritrea si la carta publicada por los activistas en la que se muestra una orden del Gran Mufti (la autoridad religiosa más importante) es cierta. En ella los hombres eritreos tienen que tomar una importante decisión: o se casan con al menos dos mujeres o tendrán que afrontar cadena perpetua en prisión.

El escrito, originariamente en árabe, asegura que el Gobierno va a pagar por las ceremonias y las casas, pero que es necesario que los hombres tengan más de una esposa debido a la escasez de los primeros tras la guerra con Etiopía entre 1998 y 2000. Se estima que en ella murieron miles de soldados eritreos y teniendo en cuenta que la población total del país apenas supera los 6 millones, según datos del Banco Mundial en 2013, es una cifra bastante significativa.

Un padre eritreo llega con su hija a Italia (AP).

El documento, que no ha podido ser verificado de forma independiente, dice lo siguiente:

“Basada la poligamia en la ley de Dios y teniendo en cuenta las circunstancias en las que vive el país en términos de escasez de hombres, el Departamento de Asuntos Religiosos de Eritrea ha decidido lo siguiente:

Primero, que todo hombre se casará con al menos dos mujeres y el que se niegue a hacerlo será sometido a cadena perpetua y a trabajos forzados. La mujer que trate de evitar que su marido se case con otra mujer será sometida a cadena perpetua”.

La poligamia aún hoy en día es un fenómeno frecuente en África,aunque las mejoras en la alfabetización de la población, el avance de la religión católica y la urbanización de las ciudades han provocado un visible retroceso.

Respecto a Eritrea, es uno de los países más férreos del mundo, con una dura represión gubernamental que ha provocado que miles de personas huyan del país. Ausencia de libertades, torturas o represión por motivos religiosos son algunos de los problemas a los que se enfrenta la sociedad