DSC_0214-640x480888888888888888888888811111111111111111111

Por Pablo Ariel Gonzalez

Desde que Martín Cárdenas, concejal de CAMBIEMOS. asumió como presidente del concejo deliberante de nuestra ciudad ya nada es igual, todo es muy pero muy y distinto.

Los dientes de Cárdenas comenzaron a salir a escena aquel día en que negó al bloque del FPV el recinto del HCD para que el ex intendente Carossi y sus funcionarios explicasen a la comunidad a través de una conferencia de prensa (un tema institucional por excelencia), el estado económico, patrimonial y financiero en que fue entregada la comuna al actual gobierno, que además cobraba más relevancia esa explicación a la sociedad luego de declarada la emergencia económica financiera y administrativa en el municipio de Baradero.

Siguió con otras acciones más caseras y pequeñas quizás, siempre dentro de las cuatro paredes del cuerpo, hasta llegar a esta última decisión, la más polémica tal vez, la que indica y da cuenta que todo aquel ser exógeno que pretenda ingresar al edificio del HCH solo podrá hacerlo previa autorización del presidente, requisito sine qua non para poder sortear la puerta que divide el ellos del nosotros.

El jueves próximo pasado lo entrevistamos por la FM Láser y al ser preguntado por esta última decisión tomada por él, el presidente del concejo nos manifestó lo siguiente:

“Lo que yo quiero dejar bien en claro es que tanto los asesores del bloque del FPV como los de CAMBIEMOS, lo único que tienen permitido a partir de ser asesores del bloque es lo que yo he solicitado, ser riguroso con respecto al acceso al Concejo Deliberante, porque he notado que mucha gente sin tener un tema específico ingresaba y muchas veces producía un desorden en el manejo interno del concejo, lo que yo hice a partir de esta solicitud es pedirle a los distintos bloques que componen el HCD que me presenten un nómina de asesores y colaboradores del bloque, que lo que van a tener es acceso libre para ingresar y salir del concejo autorizados por mí POR SUPUESTO”

Sin dudas Martín Cárdenas ha decidido diferenciarse asumiendo y llevando a cabo una impronta muy particular (SU IMPRONTA) y bien destacada de las anteriores conducciones que manejaron al cuerpo deliberativo de nuestra ciudad, y para ello ha elegido, como recurso para diferenciarse del resto, el “estricto orden”; una autoridad casi rozando a su exceso que se hace roncha en el “ismo”, y una frase, que, aunque no se vea, está ahí, Y que ha sido tatuada a fuego en la puerta de su despacho con una incandescente “yerra”, y a través de la cual se sentencia: ¡ACA MANDO YO!

Por todo esto es que algunos de manera seria y otras de forma un poco jocosa quizás, al momento de saludar al actual presidente lo hacen con un: ¡Salud a Cárdenas!