0a3c0d19a8a914541df4ccedff35f29c

Internet se ha vuelto loco con el particular caso de Benjamin Button sufrido por una niña de tres años de Ohio. Pero que nadie adelante acontecimientos: no se trata de una enfermedad rara ni nada parecido, simplemente del ‘troleo’ del que fue víctima cuando le dijo a su tía que quería que la maquillara para parecer mayor.

La niña, llamada Roey (abreviatura de Monroe), vio a su idolatrada tía, Samantha Parsons, poniéndose rímel en las pestañas frente al espejo y le preguntó si ella podría maquillarse también para parecer mayor en un juego que gusta a la mayoría de las niñas. “Otras veces la he maquillado y nunca se ha quedado contenta con las mejillas rosadas y el delineador”, mencionó su tía, así que esta vez decidió cambiar de estrategia y probar algo diferente: convertirla en una anciana. ¿No quería caldo? Pues toma dos tazas.

“Me llevó alrededor de 6 minutos hacerlo”, dice. Así, en vez de rímel, labios rojos y rubor en las mejillas, Samantha maquilló a Roey con cejas gruesas y oscuras, patas de gallo, ojeras y arrugas por todo el rostro.

Antes de que la pequeña se viese en el espejo, se aseguró de hacerle unas fotos que rápidamente se han viralizado en Internet. “Cuando la llevé frente al espejo para que viera su nuevo look… ¡agarró mi mano y empezó a llorar!”, recuerda divertida. «Le pregunté por qué estaba tan triste y me dijo: ‘¡Sam, tengo miedo!’”.

“Fuimos al servicio a quitárselo, pero, por supuesto, a mitad del proceso, decidió que no quería quitárselo todo y que quería ser un terrorífico científico loco “, afirma Samantha.

Samantha subió las fotos que había tomado antes de quitar el maquillaje y nunca podría haber imaginado el éxito que han cosechado: el post original ya ha sido retuiteado más de 44.000 veces y ha recibido más de 59.000 me gusta.