amenaza_635x250_1452705424.empleo

Según algunos expertos, podemos estar viviendo, sin darnos cuenta, la mayor revolución en la historia de la humanidad por delante de otras anteriores como la revolución industrial, la agricultura o la imprenta. Esto se debe a que el hardware y el software son cada vez más inteligentes y crecen de manera exponencial, llevando a cabo tareas que normalmente estaban reservadas para las personas, las cosas que antes solo podía hacer la gente y que pensábamos que eran el factor diferenciador entre animales y humanos.

El país más avanzado en robotización es Japón y precisamente en ese país se acaba de conocer un estudio impactante. El informe concluye que los robots y los sistemas de inteligencia artificial podrán desempeñar prácticamente la mitad de los empleos disponibles en Japón para 2030. El estudio, realizado por el Nomura Research Institute y la Universidad británica de Oxford, se basa en el análisis de datos de unos 600 puestos de trabajo en Japón, así como en una estimación sobre la evolución tecnológica de los robots y de los programa de inteligencia artificial.

Los investigadores han concluido que el 49% de los empleos desempeñados por trabajadores humanos en Japón podrían ser realizados por máquinas dentro de unos 15 años.

[También de interés: Las profesiones que van a desapàrecer pero que se siguen estudiando]

image

El porcentaje de profesiones susceptibles de ser automatizadas en el país asiático es más alto que en los otros dos casos estudiados, Estados Unidos (con un 47% de trabajos que podrían realizar máquinas) y Reino Unido (35%).
Lo que no está claro es si el avance de los robots a la hora de asumir tareas supondrá que los humanos se queden sin esa parte del mercado laboral o al mismo tiempo permitirá que surjan otras profesiones y oportunidades laborales.

Dos investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), Erik Brynjolfsson y Andrew McAfee, opinan que los robots -y el avance tecnológico en general- destruyen más puestos de trabajo de los que generan. Amparándose en las cifras de productividad y de empleo en Estados Unidos de los últimos años, argumentan que la relación directa entre ambas se rompió en el año 2000, y que la distancia entre estos parámetros está aumentando.

Según Brynjolfsson y McAfee, los progresos en automatización y robótica industrial han tenido un impacto “muy relevante” en la desaparición de miles de puestos de trabajo en los últimos quince años. Y advierten: la incorporación de la robótica a nuevos ámbitos como el derecho, los servicios financieros, la educación y la medicina empeorará aún más las cosas.

Para determinar si un empleo podrá ser desempeñado en el futuro por robots o programas de inteligencia artificial, los investigadores del estudio japonés analizaron los niveles de creatividad y de conocimientos específicos requeridos para el trabajador.

Así, determinados empleos basados en el análisis de datos o en las operaciones sistemáticas podrían ser realizados con más facilidad por máquinas, como es el caso de los recepcionistas, los operarios de fábricas o los guardias de seguridad, según el informe.

En cambio, los trabajos que requieran capacidades creativas, de cooperación o de negociación serían difícilmente desempeñados por robots o computadoras, señala el documento, que cita a modo de ejemplo profesiones como diseñador de moda, trabajador sanitario, camarero o directivo empresarial.

IDNet Noticias