patro

El bonaerense miembro del equipo Yamaha consiguió su tercer título en la especialidad de la competencia que se corrió en Argentina y Bolivia, tras sus consagraciones en 2010 y 2013. «Quiero dejar en claro que ganamos los dos hermanos, porque Alejandro me dejó pasar y este es un triunfo de los dos», expresó.

En segundo lugar quedó su hermano Alejandro Patronelli (Yamaha), quien dijo: «Esto es un sueño, es increíble y uno no cae». El tercer puesto fue para el sudafricano Brian Baragwanath (Yamaha), piloto que se llevó el trazado de hoy entre Villa Carlos Paz y Rosario.

Entre los autos, el triunfador de la competencia fue el francés Stéphane Peterhansel (Peugeot), mientras que el mejor argentino ubicado fue el mendocino Orlando Terranova (Mini), en el duodécimo lugar. El podio lo completaron el qatarí Nasser Al-Attiyah (Mini) y el sudafricano Giniel De Villiers (Toyota).

El australiano Toby Price (KTM) ganó en la especialidad motos y el argentino Kevin Benavides (Honda) fue cuarto en la general, tras correrse la última etapa. «Cometí errores en la carrera, pero disfruté mucho y le agradezco a todos por el apoyo», dijo Benavides, debutante en el Dakar, por la señal de Fox Sports. El eslovaco Stefan Svitko (KTM) terminó segundo en la especialidad y tercero fue el chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna).

Por su parte, el holandés Gerard De Rooy (Iveco) se llevó la competencia entre los camiones y el cordobés Federico Villagra (Iveco) fue tercero, consiguiendo por primera vez un argentino alcanzar el podio en esta especialidad. «Estamos muy contentos, armamos un gran equipo y en las partes difíciles no fallamos nunca. No esperábamos esto de terminar terceros, es increíble», expresó un emocionado Villagra. El segundo puesto fue para el ruso Airat Mardeev (Kamaz).

Una vez finalizado el especial, las máquinas llegaron al Monumento a la Bandera en Rosario, donde se coronó a los ganadores.