13-01-2016_buenos_aires_el_ministro_de

El ministro de Hacienda brindó una conferencia de prensa en la que dijo que habrá “una serie de decisiones de reordenamiento del gasto” contra “el derroche en todos los ministerios”, por el que culpó a «la herencia recibida”. Ratificó la quita de subsidios a los servicios públicos y defendió los despidos masivos al afirmar que quiere un Estado “al que no le sobre la grasa de la militancia”. Prat Gay también anunció que para 2016 aspira a lograr una inflación de entre 20 y 25 por ciento, con el objetivo de llegar al 5 por ciento en 2019.

«El Estado que ahoga no deja crecer», sentenció Prat Gay al defender las medidas de ajuste fiscal que planea para este año, por las que culpó a la «pesada herencia» del gobierno anterior. Dijo que buscará «ordenar algunos gastos que encontramos tremendamente desordenados», entre los que incluyó a lo que calificó como «ñoquis» estatales. «Encontramos un Estado lleno de militantes pero vacío de contenido», sostuvo el funcionario al replicar el discurso macrista sobre el empleo público y dijo que para «eliminar el derroche con el que se ha movido la administración anterior» buscará un Estado «al que no le sobre la grasa de la militancia».

También señaló como «parte de la herencia» los despidos producidos en empresas privadas porque -justificó- las empresas no toman este tipo de medidas «de un mes para otro». «Si llegaron a la decisión de despedir sus planteles, no es por lo que estamos haciendo nosotros», subrayó el ministro en conferencia de prensa.

Sostuvo además que se llevará adelante la anunciada quita de los subsidios a los servicios públicos como parte de las medidas para achicar el déficit fiscal, al que ubicó en torno al 6 por ciento del PBI. Dijo que en el segundo semestre habrá “una mejora por la inercia de lo bueno” y estimó que las medidas que se pondrán en marcha con el Programa Fiscal anunciado bajarán en un punto el déficit primario en 2016.

Sobre la inflación, Prat Gay afirmó que en 2015 hubo una inflación del 28 por ciento «pero los tres últimos meses del año estuvieron por encima de eso” y anunció sus metas de inflación para los próximos cuatro años. «El compromiso nuestro para el 2016 es que la inflación cierre en un rango de entre 20 y 25 por ciento», informó y anticipó que aspiran a que el índice esté entre 12 y 17 por ciento en 2017; entre 8 y 12 en 2018, y llegar a una inflación en torno al 5 por ciento anual en 2019.

El ministro dijo que de acuerdo a “mediciones internas”, el salto inflacionario del último bimestre del 2015 ya fue «superado». «Estamos aterrizando hacia la primera quincena de enero en niveles de inflación más o menos parecidos a los que teníamos en septiembre y octubre», aseguró y sostuvo que «el precio de salir del cepo fue apenas una pequeña joroba de dos meses».

FUENTE: Pagina 12