descarga (27)

Sufrir anorexia aumenta cinco veces el riesgo de muerte y padecer bulimia u otro tipo de desorden de conducta alimentaria (TAC) lo duplica, según un estudio realizado por investigadores de la Loughborough University, en Reino Unido, publicado en Archives of General Psychiatry.

Uno de cada cinco pacientes que sufre anorexia muere a causa de un suicidio. Las otras cuatro muertes se atribuyen a los efectos que producen los desórdenes de la conducta alimentaria (TAC) sobre el cuerpo humano. Así lo afirma el líder de este estudio, Jon Arcvelus, «los desórdenes alimentarios tienen serias consecuencias físicas».

Los investigadores han llevado a cabo un meta-análisis de 36 estudios publicados entre 1966 y 2010 en los que incluyeron a 17.000 personas con este tipo de trastornos, de los cuales murieron 755 pacientes.

Sus análisis mostraron que cinco de cada 1.000 personas con anorexia morían cada año, lo que quintuplicaba la tasa de mortalidad esperada de un grupo de similares características sin ningún tipo de desorden alimentario. Además, en el caso de personas con bulimia, la tasa de mortalidad era el doble de la esperada.