El gremialista desmintió que se trate de «ñoquis» y dijo que la administración Macri utiliza este argumento para justificar la reducción del personal. La CTA denunciará al gobierno ante la OIT y se contactará con la Confederación Sindical de las Américas para pedir la intervención de una misión especial.

untitled_6-4

El secretario general de la CTA, Hugo Yasky, denunció ayer que el gobierno de Mauricio Macri ya despidió a unos 12 mil trabajadores de distintas reparticiones públicas. Además, el dirigente gremial puntualizó que el «98% de los 12 mil despedidos en este mes son trabajadores contratados precarizados.
Asimismo adelantó que habrá más despidos por delante porque «esto recién empieza».  Yasky indicó que por «una cuestión de principios» ni él ni la CTA de los Trabajadores «defendería jamás a un ñoqui».
Sin embargo, aclaró que lo que no se puede hacer «es usar ese pretexto para achicar la planta de personal y extender la ola de despidos».
Yasky recordó que la precarización de los trabajadores del Estado con contratos de muy corto plazo, sin estabilidad laboral y triangulaciones en los pagos son una problemática que responde a la Ley de Emergencia Económica aún vigente que los legitima.
Asimismo, adelantó que ya se pusieron en  marcha distintos planes de lucha y dijo que la CTA se contactará con la Confederación Sindical de las Américas para pedir que constituya una misión especial en la Argentina para analizar estos despidos. En el mismo orden, la CTA anticipó que está preparando una denuncia que será presentada en la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para intentar «enmendar esta injusticia que se está produciendo» con miles de trabajadores estatales.
Yasky subrayó que las medidas que se tomaron «son absolutamente injustas y agraviantes para los trabajadores».
«Se intenta demonizar al trabajador estatal como si ya por ser empleado público está bajo la sospecha de ser ñoqui y si es contratado, más. Se intenta confundir a la opinión pública entre el contratado y el ñoqui», se lamentó el dirigente gremial. Además, recordó que en la justicia siempre se parte del principio de que una persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario, pero -dijo- en el caso de los trabajadores del Estado es al revés: «Todos son culpables hasta que se demuestre lo contrario. La CTA está reclamando a la gestión de Cambiemos que instaure una comisión de revisión de los casos de los trabajadores despedidos. «No corresponde el procedimiento porque es de una brutalidad inadmisible: tiran la perdigonada y una vez que están en el piso van a buscar los documentos para ver quiénes son», concluyó Yasky. «

FUENTE: Diario Tiempo Argentino.