Messi-segundo-Noche-magica-Leo_OLEIMA20160106_0180_28

A cinco días de la ceremonia del Balón de Oro, Leo volvió a avisar que este año no se lo saca nadie: clavó doblete y asistió en los otros dos goles del 4-1 al Espanyol, para dejar el pase a cuartos de la Copa del Rey casi definido. Extraordinario partido de la Pulga.

Barcelona se había quedado con la sangre en el ojo tras el empate contra Espanyol en el último encuentro liguero pero, de la mano de un Leo Messi excepcional, se tomó revancha en la ida de los octavos de la Copa del Rey. La Pulga tuvo participación directa en los cuatro goles del Barsa: metió los dos primeros y asistió los restantes, para redondear un 4-1 en el derby catalán que los deja bien parados pensando en la revancha. Y el 10, a pocos días de la ceremonia del Balón de Oro, demostró una vez más que el premio no se lo puede robar nadie.

Espanyol pegó primero en el Camp Nou. Un error de Dani Alves en mitad de cancha derivó en una buena contra y el 1-0 del ecuatoriano Caicedo. Sin embargo, al minuto y monedas, apareció Messi, habilitado por un gran pase filtrado de Iniesta, para poner las cosas como al principio. A partir de ahí el Barsa (Mascherano jugó los 90) creció y se hizo dueño del partido, pero para que entrara tenía que participar Leo. Sobre el final del PT, se hizo cargo de un tiro libre y la ajustó tanto que pegó en el travesaño y entró como una bala, imposible para el arquero. Lo gritó con todo.

Ya en el complemento Barcelona (finalmente pudieron debutar Arda Turan y Aleix Vidal) jugó a piacere e hizo dos más, que también pudieron ser cuatro o seis. Messi primero asistió a Piqué y, sobre el final, a Neymar (no le habían cobrado un penal) para redondear otra noche mágica. Espanyol, que terminó con nueve jugadores, la tendrá muy difícil para dar vuelta la historia, pero más difícil la tienen los rivales de Leo en la pulseada por quedarse con el Balón de Oro.

FUENTE: Diario Olé.