foto_0000000320151222181712

A nivel mundial el sector femenino es el más vulnerable a sufrir de depresión, ya sea por causas físicas o sociales.

¿Quién no se ha sentido triste, sobre todo en época navideña? La depresión es una de las enfermedades más comunes en todo el mundo. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), se calcula que cerca de 350 millones de personas sufren de este trastorno mental y 75 por ciento de ellos viven en países en desarrollo.

Uno de los problemas que desencadena la depresión es el suicidio. Cada año un millón de personas se suicidan a causa de la depresión; 63 mil son de América Latina y el Caribe, informa la OMS.

MÁS: ¿Corazón roto y herido? Aprende a curarlo y a seguir adelante

¿Las mujeres se deprimen más?

La respuesta es sí. Las mujeres son más propensas a sufrir depresión a comparación de los hombres. En los países donde se han realizado estudios estadísticos sobre depresión, se ha demostrado que una de cada cinco mujeres sufre de esta enfermedad, mientras que en los hombres es uno de cada diez.

Gracias a las tecnologías modernas, como las resonancias magnéticas, los investigadores han descubierto que el cerebro de las personas con depresión es muy diferente de aquellas que no la padecen. Una de las casuas de esto la relacionan con la influencia de las hormonas femeninas que van cambiando a lo largo de la vida, como la pubertad, días antes de los períodos menstruales, el posparto y la menopausia.

La depresión posparto es uno de los trastornos más comunes y también uno de los más estudiados. Incluso, una investigación reciente llevada a cabo por Samantha Meltzer, directora del Programa de Psiquiatría Perinatal de la Universidad de Carolina del Norte, ha revelado que dos tercios de los casos más severos de depresión (pensamientos suicidas, ansiedad, pánico y llanto frecuente) se desarrollan durante el embarazo y no después del parto como se creía.

foto_0000001620151222181712

Otros factores que causan depresión
Durante casi todo el siglo XX se creyó que las mujeres sufrían de depresión debido a su ciclo biológico y cambios hormonales como la menopausia; sin embargo, con el paso del tiempo investigadores fueron encontrando que esas son sólo algunas razones y que existen otras causas.

Se descubrió que alguna de las casuas por las que las mujeres sufren de depresión en la actualidad se relacionan con la pobreza, la crianza de los hijos, la carga laboral, el divorcio y la falta de apoyo en la vida familiar.

MÁS: La depresión en primavera es más común de lo que crees. Descubre cómo sobrellevarla

La violencia contra las mujeres también afecta directamente el estado de ánimo de las personas. Según ONU Mujeres, aquellas que han sufrido maltrato físico o sexual por parte de sus parejas tienen el doble de posibilidad de sufrir depresión. Esto es alarmante, ya que una de cada tres mujeres a nivel mundial ha experimentado violencia físca o sexual en algún momento de su vida.

Las investigadoras Susan Nolen y Carla Grayson de la Universidad de Michigan han estudiado las diferencias de la depresión entre hombres y mujeres, y han descubierto que las mujeres responden de manera más profunda y prolongada ante eventos estresantes como la violencia, la pérdida de su ser querido o una relación complicada; sin embargo, todavía no descubren la causa por las que algunas mujeres son más propensas a padecer depresión que otras que se han enfrentado ante la misma situación.

La depresión no viene sola
En muchos casos se ha encontrado que la depresión en mujeres coexiste con otras enfermedades como los trastornos alimenticios, de ansiedad, obsesivo compulsivos, fobia social o trastornos de pánicos. Estos padecimientos pueden presentarse antes o después de la depresión, por lo que es sumamente importantes poder diagnosticar y tratar a las mujeres que padecen estas enfermedades.

Aunque aún falta mucho camino que recorrer en la investigación de la depresión femenina, es importante tomar en cuenta que esta enfermedad es grave y que debe de ser tratada por especialistas, ya que de no ser así podría, incluso, terminar con la vida de la persona que la padece.