images

El dirigente de la CGT-Azopardo Juan Carlos Schmid reveló que el índice de inflación elaborado por esa central registró para 2015 un incremento del 28 por ciento “sin contabilizar el impacto de la devaluación”, por lo que estimó que los gremios reclamarán para este año un aumento salarial “por encima del 30 por ciento”. En tanto, los trabajadores del subte adelantaron que pedirán un bono de fin de año y advirtieron sobre medidas de fueza.

Según nuestras mediciones terminamos 2015, sin contar la devaluación, con un 28 por ciento de inflación”, afirmó Schmid, también titular de Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT). En diálogo con la agencia Télam, Schmid remarcó que “el anual, con los corrimientos de precios, aumentos de precios o como queramos llamarles, está en ese índice”, aunque aclaró: «Todavía no hemos proyectado sobre diciembre lo que pasó con la devaluación de nuestra moneda”.

El dirigente sindical sostuvo que se evalúa un pedido que “está por arriba del 30 por ciento”, aunque consideró que “todavía falta medir también el comportamiento de enero y febrero”. “La escalada de precios fue previa a la devaluación y la devaluación históricamente ha golpeado el bolsillo de los trabajadores”, subrayó.

El indicador del Observatorio Económico y Social de la CGT-Azopardo cobra mayor relevancia a partir de la decisión del gobierno de decretar la “emergencia estadística nacional”, que incluye la no publicación del indicador de inflación “hasta nuevo aviso”.

Para Schmid, las negociaciones paritarias de este año estarán condicionadas por la negativa de gobierno nacional de otorgar una compensación general a los trabajadores estatales. “En su momento les recordaremos que no hemos tenido esa compensación para amortiguar el impacto que ha tenido en precios las medidas gubernamentales y la inflación”, puntualizó.

En la misma línea, la última semana el secretario general de la CTA-Autónoma Pablo Micheli había anticipado que esa central sindical iba a reclamar un aumento salarial del 35 por ciento como forma de compensar la pérdida del poder adquisitivo provocado por el alza de precios y la devaluación.

En tanto, el secretario general de los metrodelegados, Roberto Pianelli, anticipó que esta semana reclamarán un «bono de emergencia de 10.000 pesos» para compensar lo que definen como «un desbarajuste en los precios que afecta el poder adquisitivo de los trabajadores».

Pianelli expresó «una gran preocupación por la situación abierta tras la devaluación» y precisó que «este miércoles tendremos una audiencia con la empresa (Sbase S.E. encargada de administrar ese medio de transporte) donde vamos a reclamar un bono de emergencia de 10.000 pesos», que en caso que no fuera otorgado «nos obligará a tomar medidas de fuerzas, probablemente paros en el servicio».

FUENTE Diario Pagina 12