untitled_10-20

La gobernadora bonaerense no pudo torcer la resistencia del FPV a apoyar el nivel de endeudamiento programado para la provincia, y decidió extender el cálculo de gastos de 2015 hasta lograr acuerdos. Además emitió dos DNU para declarar la emergencia en el Servicio Penitenciario y en algunas áreas de Seguridad. Críticas a Ottavis y quejas sobre la «herencia recibida».

Tras la sesión frustrada en la Legislatura bonaerense, la gobernadora María Eugenia Vidal resolvió ayer declarar por decreto la emergencia en el Servicio Penitenciario Bonaerense y en las áreas de Seguridad y de Infraestructura en toda la provincia. Además prorrogará el Presupuesto 2015 hasta conseguir acuerdos legislativos que permitan aprobar la nueva ley de leyes.
La decisión fue comunicada ayer luego de la sesión «que no fue» en la Cámara de Diputados por la resistencia del Frente para la Victoria a tratar el endeudamiento de más de 98 mil millones que incluía el Presupuesto 2016. El paquete que iba a debatirse incluía también la ley fiscal y los tres proyectos de emergencia. El más urgente para el gobierno era el del Servicio Penitenciario, considerada una medida clave después de la fuga de los tres detenidos por el triple crimen de la efedrina de la cárcel de General Alvear.
«Ante la imperiosa necesidad de comenzar a solucionar problemas urgentes en las escuelas, los hospitales, las rutas, obras hidráulicas etc, la gobernadora ha decidido declarar las emergencias vía decretos», afirmó ayer el secretario de Comunicación, Federico Suárez, en el comunicado con que el gobierno de Vidal oficializó la firma de dos decretos, uno para el SPB y Seguridad y otro para Infraestructura.
La sesión de Diputados se cayó el martes a la medianoche, después de horas de frenéticas negociaciones llevadas adelante por Cambiemos y el Frente Renovador con el FPV. El bloque conducido por el camporista José Ottavis pedía recortar a 45 mil millones la cifra de endeudamiento  (incluidos 10 mil para obras en municipios), mientras que el Ejecutivo aceptaba bajar a 60 mil millones. Legisladores macristas, massistas y del Frente Amplio Progresista bajaron a sesionar aunque el presidente de Cámara, Jorge Sarghini, dejó caer el debate frente a la imposibilidad de conseguir los dos tercios de los votos necesarios para aprobar el endeudamiento.
Las emergencias que dispuso Vidal por decreto le otorgan facultades extraordinarias por un año para realizar actos administrativos que van desde compras sin licitación hasta designaciones y transferencias con celeridad y de manera directa, a fin de atender la «crisis» en las distintas áreas. En el caso de Seguridad, la medida habilita a convocar a policías retirados, avanzar en traslados y cambios de funciones a los actualmente en servicio, además de aplicarles un nuevo régimen de sanciones. En el caso del Servicio Penitenciario, también le permite contratar personal de manera directa, disponer bajas, retiros, reubicaciones, concretar contrataciones sin pasar por el control del Consejo de Obras Públicas y también realizar las obras necesarias para garantizar condiciones dignas de detención, entre otros puntos.
El gobierno provincial también confirmó que prorrogará el presupuesto actual de «manera transitoria» hasta tanto consiga que la Legislatura vuelva a sesionar. «Vamos a prorrogar el presupuesto transitoriamente hasta que podamos solucionar esta situación. Vamos a seguir insistiendo debatir en consenso e iremos resolviendo las urgencias con las herramientas que tengamos, recibimos una Provincia quebrada», repitió el ministro de Gobierno, Federico Salvai, y agregó que buscarán ayuda del gobierno nacional para poder pagar «en tiempo y forma» los salarios de los estatales bonaerenses.
El funcionario responsabilizó al bloque de diputados del FPV por «frenar un paquete muy importante de medidas, que van más allá del endeudamiento»y afirmó que «están utilizando de rehén a 16 millones de habitantes, aplicando formas mezquinas de hacer política que la gente ya rechazó en las urnas». Habló incluso de «un ataque a la gobernabilidad».
«Veníamos dialogando con todos los bloques opositores, fuimos los ministros a la Cámara, hubo una reunión de Ottavis con la gobernadora y a última hora desconocieron todos los compromisos asumidos por un llamado telefónico», dijo Salvai y aseguró en ese punto que «fue el mismo Ottavis quien le transmitió a las autoridades de Diputados que había orden de la ex presidenta Cristina Kirchner de no acompañar los proyectos».
La actitud del FPV enfureció a los funcionarios nacionales y provinciales que durante toda la jornada de ayer culparon a coro a la ex presidenta. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, llamó «a la reflexión” a la agrupación La Cámpora y a Ottavis y le exigió «responsabilidad política al kirchnerismo» porque «hasta hace 15 días gobernaban la provincia». El ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza, acusó a los legisladores kirchneristas de tomar «como rehén a la gente».
Ottavis desmintió que haya existido algún llamado (ver aparte) y pidió una audiencia con Vidal junto al resto de los diputados del bloque que preside. En la nota presentada en la Gobernación, los legisladores pidieron interiorizarse sobre distintos aspectos, pero en especial sobre los fondos para obras que irán a los municipios, aseguraron tener “vocación para un diálogo constructivo” y dijeron estar dispuestos a “acompañar la aprobación de un presupuesto en beneficio de los bonaerenses”.

FUENTE Diario Tiempo Argentino.