4b4caa63c6b4b_565_319!

Hace unos días aparecieron varias víboras yararás en el continente de nuestra ciudad, y con la crecida de nuestro río que está por llegar, el número de ellas también se ira engordando a medida que pasen los días, por lo que a nadie ha de extrañar que sea casi habitual escuchar a vecinos de Baradero contar que han visto alguna de ellos por nuestra costa y zonas aledañas a la misma.

Si esto ocurre de la manera que te lo describimos y tenes la desgracia de sufrir la mordedura de alguno de estas serpientes, te contamos que debes hacer luego de ocurrido el lamentable infortunio.

De acuerdo a un informe publicado en noviembre de 2014 en la Revista de Posgrado de la VI Cátedra de Medicina de la Universidad Nacional del Nordeste, las manifestaciones clínicas que resultan tras una picadura de víbora yarará, se engloban en lo que se denomina un síndrome cito-histotóxico, esto es, la tendencia a la coagulación intravascular.

En el área de la mordedura, la víctima sentirá un dolor intenso acompañado de adenopatías y dolor reflejo, se observará un edema o inflamación del área afectada, color encarnado o rojo muy encendido que se vuelve cianótico a medida que transcurre el tiempo, emanación de un fino hilo de sangre o suero sanguinolento desde los orificios de la mordedura y al cabo de pocos días, se instala la necrosis que afecta tegumentos y masa muscular.

En el caso de mordeduras graves pueden aparecer otras alteraciones como disminución de la agudeza visual, taquicardia, hipotensión o shock, náuseas y vómitos, alteraciones urogenitales y a nivel digestivo. Incluso puede llegar la muerte dentro de las primeras 72 horas, a causa de un shock, hemorragia cerebral y en algunos casos, más tardíamente, por insuficiencia renal.

Las medidas inmediatas que se recomiendan previo al traslado del accidentado a un centro de atención médica -las primeras dos horas son vitales-, deben comenzar con una higiene en la herida con abundante agua y jabón, hielo en la zona afectada, reposo del  miembro en estado elevado, analgesia, hidratación parenteral –suministro de nutrientes a través de acceso venoso-, vía aérea permeable, corticoides, suministro de vacuna antitetánica y antialérgico Difenilhidramina 2-4 mg/Kg./d. previa administración del suero antiveneno.

Lo que no debe hacerse

Entre las acciones que deben evitarse, se recomienda no usar torniquetes -favorece el bloqueo vascular desarrollando el síndrome isquémico edematoso y necrosis-. No deben realizarse tampoco incisiones o cauterizaciones en el sitio de la mordedura -se destruyen tejidos y disminuye la funcionalidad- ni tampoco la inyección de suero in-situ, -pues aumenta el edema y  la isquemia-.

La recomendación de los médicos

Entre las víboras que hay que tener mayormente en cuenta, según indican los profesionales médicos, se cuentan a la ya citada yarará, en especial la sub-especie conocida como yarará ñata (foto), las culebras y la falsa coral.

4b4cf49b79f00

Los especialistas indican que ante cualquier mordedura de ofidio o ataque de arañas, se debe recurrir lo antes posible a un centro de atención médica, en lo posible dentro de las primeras dos horas. En el caso nuestro agregamos desde BL, el Hospital lino Piñeiro, donde cuentan con los sueros correspondientes para esta clase de mordeduras.

Además, se recomienda identificar y capturar el reptil de modo que pueda ser trasladado hasta el centro asistencial, y así conseguir un diagnóstico certero.

FUENTE Revista de Posgrado de la  VI Cátedra de Medicina de la Universidad Nacional del Nordeste.