image55f79ee8060237.93077327

El primero que tiene en cuenta, de todoBarcelona , que deberán jugar la final con intensidad es Lionel Messi. Riverle va a ofrecer batalla, presión en las divididas, más roce del que están acostumbrados a observar en España, incluso en la Champions. Y así lo espera el mejor jugador del mundo. Pero el primer aliado millonario es que se trata de una final. Un partido. Noventa minutos. Y allí, todo puede pasar, es cierto, pero también (y Marcelo Gallardo está trabajando en eso) se pueden activar teclas para explotar defectos del rival, para llevar el juego al terreno en donde más cómodo y mejor se puede sentir River.

Hay una realidad: equipos que lo salieron a atacar a Barcelona perdieron 0-4; equipos que salieron a defenderse, también. Pero el fútbol tiene matices. En el caso de River no se trata de no salir a atacar. En todo caso, se trata de elegir los momentos y las formas. Algunos detalles a tener en cuenta.

mundial-de-clubes-2131637w310

EN LA FACETA DEFENSIVA

1

Marca personal de Ponzio sobre Iniesta.En 2007, Leo Ponzio fue la figura de un superclásico ante Boca haciéndole marca personal a Rodrigo Palacio. En un esquema 3-6-1 dispuesto por Daniel Passarella, el N° 5 se desdobló entre ser volante de salida y lateral izquierdo para tomar al wing rival. La apuesta salió muy bien, más allá del resultado, que benefició a River por 2-0. Muchas veces se dejó de lado la alternativa de la marca personal ante Barcelona porque, desde las jerarquías individuales, tenía ocho jugadores para tomar en forma individual. Pero ahora el contexto puede ayudar. Aunque jueguen Messi y Neymar, no estarían (a priori) al ciento por ciento. A ellos sí se los puede tomar en zona y tratando siempre de doblarle las marcas por las bandas. Pero el cerebro es Iniesta. El juego creativo colectivo pasa por él. Sin Neymar y Messi, ante Guangzhou de China el partido lo ganaron entre Iniesta y Suárez.

2

Presionar en «zona 2». Las veces que Mourinho, como DT de Inter o de Real Madrid, complicó a Barcelona fue presionando en la zona del círculo central. Como ley, le tapaba siempre el pase al poseedor del balón. Ante la posesión culé, uno encima de quien tenía la pelota. Esto no solamente es clave para ensuciarle la generación del juego. Metros más atrás, para contrarrestar otra de las armas de Barcelona: los remates desde afuera del área de Rakitic, Iniesta, Messi, Suárez, Munir y Dani Alves.

EN LA FASE OFENSIVA

1

Saltear la presión alta. Hay una premisa que Barcelona mantiene incluso aunque no jueguen Messi ni Neymar: la presión alta tras la pérdida del balón. Desde la época de Guardiola que los intentos son escalonados, lentos en la iniciación, dándole sentido a la posesión, aportando movilidad y las subidas de los laterales para que los avances sean respaldados. Así, sostenía Pep, cuando el equipo perdía la pelota en ¾ de campo rival tenía todavía superioridad numérica para recuperarla. Y el adversario quedaba encerrado en su propio esfuerzo. Porque ante la presión del rival para robarle la pelota, ésta seguía estando en una zona congestionada, de conflicto.

2

Ataques directos. River puede sacarle provecho para contragolpear a partir de un robo del balón. ¿Cómo? Jugándole largo para saltearle enseguida esa presión alta. No jugar tras esa recuperación en corto. Ni siquiera intentarlo. Sí habría que sacarla de esa banda, tomando como objetivo de salvoconducto el volante externo opuesto. Y ahí sí, elaborar ataques bien directos, con Mora y Alario sacándole referencias a los centrales Piqué y Mascherano. Si se ubican bien abiertos le pueden atacar la espalda al lateral opuesto. Esa búsquedas no tienen que ser con pelotazos, sino con pases largos. River debe intentar hacerle un partido de desgaste a Barcelona, jugándole «largo» todo ese primer tiempo, generándole un ida y vuelta sobre todo a físicos tocados como los de Neymar y Messi. Con Mourinho, eran robos y lanzamientos directos. La mayoría de las veces, por el adelantamiento de los centrales de Barcelona, caían en off-side. No importa si Mora o Alario caen seis veces en posición adelantada. Alcanza con que en una partan habilitados para irse directo al gol. Quite y salidas rápidas programadas, otras de las claves. Vale como ejemplo el gol que le anotó Alario a Guaraní, en Paraguay.

3

Eficacia en la definición. En la final que Barcelona goleó a Santos 4-0 en 2011, a los 20 minutos la posesión del balón ya marcaba 74% a 26% y el ping pong de situaciones favoreció al conjunto catalán 14 a 4. Pero la primera chance de gol del partido sucedió a los 7 minutos y fue a Neymar (todavía en Santos), en un contraataque 3 vs. 3 (interceptó un pase de Dani Alves a Iniesta) que fue mal resuelto.

4

La pelota parada. Clave en todo el ciclo de Gallardo en River, tal es así que por esa vía anotó 14 de los 40 tantos que convirtió en las cuatro copas internacionales ganadas. El Barcelona de Luis Enrique defiende mejor en los córners y tiros libres que en la época de Guardiola. Ahora toma hombre a hombre y además deja dos libres (Suárez -1m82- y Dani Alves -1m72-). Tiene altura para defender de arriba con Busquets (1m89), Piqué (1m93), Rakitic (1m84) y Mascherano (1m74), quienes toman marcas. Contra el equipo chino también estuvo Munir (1m75). Pero River lo puede vulnerar (y mucho) por esa vía. Y la única chance de peligro de Guangzhou fue de cabeza y tras un tiro libre frontal.

BL AGREGA….MAÑANA RIVER DA LA VUELTA….O NO CHICOS?

12341566_509813985860703_5817847190547582447_n (1)