images (12)

Esta banda tuvo su origen en La Plata, en 1976. Descendiente directa de La Cofradía de la Flor Solar, un movimiento cultural de aquella década. En un principio no tenía ni nombre ni integrantes fijos, sino que alrededor de 15 músicos que se alternaban en los instrumentos.

Los tres pilares fundamentales de Los Redondos fueron: el “Indio” Solari (voz), “Skay” Beilinson (guitarra) y Carmen Castro, “La Negra Poly” (manager), a quienes se podría agregar Ricardo Cohen, «Rocambole», el director artístico de la agrupación platense.

3151

“Skay” había integrado Diplodocum, junto a su hermano Guillermo Beilinson, “Topo” D’ Aloisio, Isa Portugheis y Bernardo Rubaja. La conjunción de este grupo artístico con aquella movida de La Cofradía fue el puntapié de un inicio Redondo.

Si bien la música siempre formó parte esencial de los shows de Patricio Rey, en las primeras presentaciones en los teatros de La Plata se colocaban en escena números de teatro y ballet, mientras se repartían verdaderos “redonditos de ricota” entre el público como ágape.

90

Ya para el 78’ se presentaron en teatros unders de la Capital Federal. Entre 1979 y 1980 la banda se distanció: “Skay” y “Poly” se mudaron a Mar del Plata y el “Indio” a Valeria del Mar. A fines de año se reunieron para tocar juntos nuevamente.

En 1981 retomaron el rumbo de los pubs, para llegar a grabar su primer demo profesional, en 1982: «Nene, nena», «Mariposa Pontiac», «Superlógico» y «Pura suerte» fueron los temas registrados en los desaparecidos estudios RCA, que lograron una importante difusión en las radios porteñas.

Para ese entonces también se habían unido a la banda las coristas que integraban Bay Bisquits (Vivi Tellas, Fabiana Cantilo e Isabel de Sebastián). También participaba, en los shows, el periodista Enrique Symms, recitando y monologando en la introducción de cada espectáculo.

descarga (5)

En diciembre de 1984 grabaron «Gulp», la primer placa, en los estudios de MIA (Músicos Independientes Asociados), con Lito Vitale como operador y músico invitado en teclados. La plata para esta producción independiente provino de un pozo común formado por un porcentaje de las ganancias de cada show. La distribución comercial corrió siempre por cuenta de “Poly”.

Más adelante, Los Redondos, firmaron un contrato con la “Distribuidora Belgrano” y a casi ocho años de su nacimiento, comenzaban a ser conocidos masivamente, con temas como «Barbazul versus el amor letal», «La bestia pop» o «Ñam fri fruli fali fru».

descarga (6)

«Oktubre» (1986), el segundo trabajo discográfico, terminó de lanzarlos a la masividad. La prensa especializada coincidió en que ese material era un “discazo”. Los hits más importantes fueron «Semen-Up» y «Fuegos de Oktubre».

A comienzos de 1988, Walter Sidotti reemplazó al “Piojo” Ávalos en la batería. También se alejó “Tito” D’ Aviero y en noviembre, el que emigró fue Willy Crook (se unió a Los Abuelos de la Nada) y su lugar lo ocupó Sergio Dawi. Por entonces, los Redondos eran elogiados casi con devoción.

images (16)

«Un baión para el ojo idiota» fue el título del tercer disco (1988), «el que refleja más fielmente el sonido del grupo», según el Indio y que contiene una canción emblemática para Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota y su público, «Vamos las bandas».

«Esa estrella era mi lujo», «La pabellum de un psicópata» y «Héroe del whisky» fueron los temas que sobresalieron del siguiente trabajo editado apenas un año después: «¡Bang! ¡Bang! ¡Estás liquidado!» (1989).

Ya el 29 de diciembre de 1989, diez días después de llenar dos estadios Obras Sanitarias, se presentaron en el campo de hockey del mismo club, ante 25 mil fanáticos.

descarga (7)

Mañana en la segunda parte de esta historia te contaremos que fue de los redondos desde el 90 en adelante.