photocat

La semana pasada Luis Segura confirmó que las elecciones para dirimir la presidencia y demás autoridades de la AFA se desarrollarán el 18 de diciembre, aunque desde el sector liderado por el mediático Marcelo Tinelli desconocen la fecha decidida y anuncian que recurrirán a la justicia para que intervenga dejando sin efecto la fecha decidida.

Mariano Cúneo Libarona, abogado del oficialismo, destacó que «con 38 asambleistas hay quórum y se define la elección», haciendo caso omiso a un posible desacato del sector opositor.

Hasta ayer las dos listas tenían tiempo para explicitar sus reclamos u objeciones sobre el mecanismo de la elección.

El presidente de River, Rodolfo D’Onofrio, estalló contra el titular de la AFA y candidato oficialista, Luis Segura y también contra su entorno, al afirmar que la dirigencia del fútbol debe sacar «la barra que está metida en la AFA».

También opinó que «el cargo de presidente le queda grande», y le endilgó falta de «honor» al enterarse que impuso unilateralmente la fecha del viernes 18 para continuar con la Asamblea que elegirá el nuevo presidente del fútbol argentino, con lo cual el club de Núñez podría quedarse sin votar porque su asambleísta estará en Japón por el Mundial de Clubes.

«Sólo puedo decir que la sorpresa, la molestia, el sentir de la falta de respeto absoluto y total de parte del presidente de la AFA da una demostración clara que no puede ser presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, lo digo con total claridad», lanzó D’Onofrio por Radio 10 al enterarse a su llegada a Japón que Segura llamó a la Asamblea el viernes 18 de diciembre.

Veremos qué pasa en este río tan turbio y contaminado llamado Asociación del Fútbol Argentino.